Será amor o será miseria

La miro a los ojos, pero lo que en realidad estoy viendo no es humano. Es un animal que me desea con desesperación; es un monstruo que espera el mejor momento para adentrarse en mis profundidades; es la cruel cara de una muerte que me espera, inminente e impertérrita.

            No hay escapatoria después de estas cuatro paredes. Estoy derrotado. Y esos ojos, que me destrozan al dejarme expuesto con el frío de su escrutinio, me hablan y me dicen que ya he perdido esta batalla. Tengo que bajar la mirada: no hay nada peor que verse a sí mismo postrado en una silla de ruedas, porque es el culmen de la imposibilidad. Es la forma en la que uno reconoce el final de todos los días.

            Pero es mi espíritu el que obliga a que mis manos se levanten y den un tiro de gracia: el último que he sido capaz de conseguir. Y sé entonces que tengo que salir de aquí…

Por: H.A.S.V

Este es el ambiente opresivo que el rey del terror busca hacer sentir a todo aquél que se atreve a abrir uno de sus libros más impactantes de su repertorio: Misery, del gran novelista de terror, Stephen King, es el verdadero significado de aquello a lo que comúnmente llamamos ‘terror psicológico’. Sus personajes sumamente complejos y macabros nos llevan a través de un escenario de encierro, y es la narrativa propuesta entre las páginas de este texto la que nos hace temblar y sentir el dolor y la desesperación en carne propia.

Un ‘accidente’ lleva al autor de novelas de romance y ficción, Paul Sheldon, a la vida de una mujer solitaria y depresiva, quien busca ayudarlo a recuperarse de las grabes heridas que sufrió. Todo parece ir como miel sobre hojuelas: la mujer reconoce al escritor por su trabajo, y es una fan completamente declarada, que lo colma de atenciones y cariño. Sin embargo, las cosas se tornan oscuras cuando ella le confiesa que le rompió su corazón al decir él que ya no continuaría la historia del personaje más emblemático que creó, y su favorito: Misery Chastain, por lo que crea un trato con él: debe continuar la historia a cambio de los cuidados y medicamentos que ella le otorga.

Sheldon se ve atrapado entonces en la mente y los deseos desquiciados de una mujer que ha perdido la razón desde hace mucho tiempo, y lo que antes era una larga espera de recuperación se vuelve una carrera contra el tiempo por su supervivencia.

El libro es completamente oscuro: muestra el lado más horripilante que puede llegar a tener cualquier ser humano cuando lleva al borde sus gustos y aficiones; sus pasiones desenfrenadas. Es una historia atrapante, que desde el comienzo no puede soltarse, porque pareciera incluso que el libro está maldito, y que así como Paul no puede escapar de las garras de Annie Wilkies, su verdugo, uno tampoco puede escapar de la emoción, la incertidumbre y el terror que causa esta lucha por la libertad y la vida.

Esta novela apareció por primera vez en el mercado en 1987, publicada por editorial Viking Press en Estados Unidos. Debemos recordar que Stephen King tiene en su haber una cantidad amplia de novelas de terror, y que aunque ésta es una de esas varias, tiene su brillo propio y destaca entre las demás porque es una historia que representa algo real: algo que podría sucederle a alguien o que ya le ha sucedido. Habla de temas completamente humanos: el secuestro, la venganza, el deseo de libertad, la enfermedad, la obsesión y la pasión.

17091008_1855808321298238_642575388_o

King comenta sobre su obra que nació gracias al sentimiento de opresión que sintió por la respuesta de sus fanáticos a la obra que le precedió a esta: ‘los ojos del dragón’, la cual fue un intento de crear un terror medieval, que tuvo una respuesta generalmente negativa. Dice él que al ver cómo sus fans se quejaban por esta novela, se sintió encajonado en un solo género, así como Sheldon en Misery que deja de escribir sobre esta heroína porque siente un yugo pesado que lleva cargando por su culpa. Misery se creó como una catarsis para King, para explorar sus emociones frente a la decepción de sus fans y de sí mismo como escritor. A su vez, comentó que el personaje de Annie nació a partir de sus problemas con las drogas y el alcohol, y la ardua pelea que sufrió para dejarlas.

Sin duda, esta historia será recordada por muchísimos lectores por la agudeza que presenta a la hora de representar la realidad: no es una historia de fantasía, donde el mal se presenta en forma de criaturas fuera de serie que amenazan con destruir a la humanidad. Es algo completamente más interno: se trata de reconocer a los monstruos que habitan dentro de nosotros, y de luchar en contra de ellos. Se trata de denunciar el mal que crea un fanatismo desordenado, que puede causar una condena no sólo para algún tercero, sino para uno mismos. Esta novela busca desencadenar en los lectores un asco y aversión hacia aquellas cosas que no nos atrevemos a llevar a la luz, pero que, bien mirado, de no hacerlo, serán éstas las que terminarán por llevarnos a la hoguera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s